Tarta de limón y frambuesas… con base de chocolate

    0
    972

    Aunque llevo meses sin publicar nada por falta de tiempo, los que me conoceis y me seguís en las redes sociales sabeis que cada semana hago algo dulce… y algunos lo probais. Y hoy vuelvo con una tarta un poco calórica, pero os cuento que últimamente intento probar con recetas más sanotas, sin grasas y con poco (o nada) azúcar, dulces y para aprovechar la pulpa de fruta que se queda del estractor de zumos.

    Ésta es una tarta fresquita y muuuy rica. Me quise arriesgar y no tenía muy claro que la base de bizcocho de chocolate fuera a resultar con el sabor del limón, pero me ha sorprendido gratamente.

    Tenía un queso ricotta desde hacía semanas y a puntito de pasarse de fecha, así que estaba claro que de esta semana no pasaba hacer algo rico con él. Primero pensé una tarta de queso de horno tipo la tarta de queso japonesa, o usarlo en una crema con mermelada de fresas para rellenar unos cucuruchos de hojaldre…y de repente me vino la idea: con el calorcito que estaba haciendo la semana pasada, una tarta fresquita de ricotta y limón con frambuesas (lo de la base con bizcocho de chocolate surgió para aprovechar los restos del bizcocho que hice un día antes para una tarta de Vaiana).

    Ingredientes para un molde de 16cm. de diámetro:

    • Zumo y ralladura de 2 limones medianos
    • 200 g. de queso ricotta
    • 200 ml. de nata para montar
    • 150 g. de azúcar
    • 3 hojas de gelatina
    • 100 g. de frambuesas

    Poner en remojo las hojas de gelatina; poner el zumo de limón con el azúcar al fuego hasta que se disuelva el azúcar y disolver entonces las hojas de gelatina escurridas; dejar enfriar un poco. Por otro lado, montar la nata y añadir la ralladura de limón; incorporar la nata al zumo de limón con cuidado para que no se baje.

    Cubrir un molde desmoldable con una base… de galletas o bizcocho, lo que más os guste (en mi caso fue un bizcocho finito de chocolate y os recomiendo probar la combinación limón-chocolate) y poner unas frambuesas en el borde de la base, pegadas al aro; verter la mezcla con cuidado sobre la base, adornar con el resto de frambuesas y dejar enfriar en la nevera al menos 6 horas. Desmoldar con cuidado y degustar.

    Y ya preparando algo ligerito y muy rico para compartir con vosotros, que hay que empezar a pensar en la posibilidad de ponerse en bikini en Semana Santa.